El pan macerado

Estamos recuperando el pan macerado. Se elabora con la masa de pan convencional a la que, después de un tiempo de reposo se le somete a un proceso de remasado añadiendo una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra y un poco más de harina. Como todas nuestras elaboraciones tradicionales, después de una fermentación en maseros, se cuece en los hornos de leña. El resultado es un pan compacto, algo desgasificado, suave al paladar, de corteza crujiente. “Parece torta”, dicen quienes lo prueban. Es diferente. Especial también en sus formas caprichosas. Pruébalo tu también y dinos qué te parece.

Los comentarios están cerrados.